domingo, 30 de diciembre de 2012

Diseño de bicis: Ese objeto de tu afecto


 Bicicleta Warrior de Nuvin
Lo dicho: la bicicleta se instala como un renovador instrumento de cambio de vida. Más que un medio de transporte, se proyecta sobre innovadoras propuestas urbanísticas, sociales y culturales. Pero, ¿cómo se renueva la herramienta en sí? ¿Qué nuevas formas de diseñar, crear, fabricar y aprender sobre su creación, funcionamiento, materialidad?

Nos ilustra Eduardo Naso, diseñador industrial, profesor titular de diseño industrial en la FADU/UBA y en la Universidad Nacional de la Plata, entre otros tantos cargos y distinciones que incluyen el Premio Konex por su trayectoria (2002), nos aporta su mirada especialista sobre la industria y su adaptación a esta nueva y exigente necesidad: “En un inicio, el rápido crecimiento de la demanda de bicicletas fue atendido por la importación, fundamentalmente componentes que, armados localmente en distintas combinaciones, ofrecieron al mercado un amplio espectro de calidad y precio. Sin embargo, paralelamente, la industria local creó un mix entre estructuras construidas localmente y partes mecánicas importadas”.

En este sentido, la actualidad plantea un contexto que, según Naso, significaría lograr “productos fabricados en el país de igual calidad y precio a los importados, con las variantes o aportes de diseño necesarios para adaptarlos a la producción y mercado local”. Así, los diseñadores ponen manos a la obra para representar todas las versiones posibles, buscando entender a este objeto como necesariamente complementario al usuario: “Este no es un objeto autosuficiente, necesita de propulsión y alguien que la genere. Esta particularidad genera una inmensa relación afectiva”.
Trabajos de alumnos de la cátedra Naso de la FADU/UBA
A la hora de crear, para Naso, los diseñadores contemporáneos no encuentran limitaciones en lo creativo ni en lo industrial. Y agrega que las nuevas tecnologías se han ido incorporando, y generando novedosas versiones. También han surgido, para acrecentar la oferta, nuevas intenciones de sustitución de tecnologías convencionales, como el bambú y la madera. “Si tengo que definir un límite a nivel creativo, debería definir únicamente sus condiciones de funcionalidad y ergonomía, que se sintetiza en las distancias antropométricas correctas de cinco puntos: dos ejes de giro, un eje de pedaleado, asiento y manubrio. Fijados estos puntos en el espacio como una constelación, todo puede delinearse y materializarse”, concluye.

Con su experiencia como formador en la conciencia, Naso reafirma la necesidad de que los diseñadores, antes de comenzar cualquier proyecto, tengan un estricto programa de requerimientos, con todos los condicionantes funcionales, comerciales y tecnológicos para el nuevo producto. “Esto significa que los diseñadores tendrán nuevos desafíos creativos como consecuencia de: nuevas tecnologías, nuevas formas de comercialización y, principalmente, nuevos comportamientos de la sociedad respecto al uso de la bicicleta”. Aulas adentro, recupera: “En mi actividad docente, frecuentemente utilizamos la temática de la bicicleta como soporte académico para aprender a diseñar (bicicletas, cascos, accesorios). Es notable la estimulación que produce esta temática en los alumnos. Lo más sorprendente sobre los resultados, es que bajo las mismas premisas y requerimientos, surgen tantas variables como alumnos tenemos, particularmente distintas unas de otras”.

Trabajo del alumno Martín Mamura
 de la cátedra Naso de la FADU/UBA

MANOS A LA OBRA

Ahora bien, ¿quiénes son los diseñadores que ya se han puesto el proyecto al hombro? ¿Cuáles son sus propuestas? Allí vamos.

Como parte de una iniciativa sustentable, las Monochrome ya están instaladas entre el público fan de las bicis. Se trata de una iniciativa creada por Natan Burta, quien abandonó un trabajo en el exterior para crear su transporte sustentable con alto contenido de diseño. Así nació su firma, que ofrece distintos modelos elaborados a partir de rodados descartados o en desuso, incluso partes sueltas, que luego son recreadas y reformadas para dar vida a los nuevos productos. ¿Su rasgo distintivo? Están siempre pintadas de blanco, y aplican detalles como un manubrio de acero inoxidable y un asiento de cuero artesanal. Sumado a esto, al crear cada una de sus bicicletas, Monochrome emplea el 20% de la energía que se utiliza para crear una bicicleta tradicional.

En Palermo, Mµvin propone soluciones de movilidad para la ciudad. Esta destacada firma ofrece un cuidado catálogo con modelos de elite, renovados permanentemente con novedosos aportes, como los de ediciones limitadas ilustradas –la más reciente fue la de la artista graffitera Pum Pum. Con estéticas atractivas y funcionamientos por demás aceitados, sus bicicletas ofrecen un producto de calidad a los viajeros más exigentes y conocedores. Entre sus productos (que se pueden comprar tanto en su tienda de Palermo como a través de Web), se cuentan bicicletas plegables, de paseo y longboards, para chicos y eléctricas. También suman accesorios como bolsos para bicicletas, cascos, luces, candados, indumentaria, soportes y otros. Versátiles y para todas las preferencias, son elegidas por usuarios para ir a trabajar, pero también hacer ejercicio.
 Bicicleta DragonFly Jolie

Porque una bicicleta es un compañero y, como tal, puede requerir reparaciones, la Fabribicicleta es un taller ideal para quienes buscan reparar su bicicleta, pero además, una invitación a repararla uno mismo. Su espacio se propone como un sitio de enseñanza, aprendizaje y socialización. Así, quienes llegan, ponen manos a las herramientas, y de este modo, hacen propia la sensación de ver a su rodado en mejor estado.

Dragonfly arrancó hace un año y medio, y es el emprendimiento de Mauro Camerucci e Ignacio Guiduci. “Siempre anduvimos en bici, y queríamos fabricar acá una bicicleta como las que nos gustaban. Acá estaba lleno de mountain bikes importadas, y no es lo ideal para andar en la ciudad. Queríamos armar algo más simple”, relata Camerucci. La firma ofrece dos rodados, una 28 y otra 26, urbanas y para todas las edades. “Elegimos hierro en lugar de aluminio, porque es mejor para la ciudad. Y los cuadros se fabrican acá”. Con una estética que fusiona lo actual con lo vintage, asientos de cuero conviven con colores más fuertes. Estas bicis se venden en Facebook, Mercado Libre y, recientemente, en algunas jugueterías.

Bicicleta  con sidecar, de Juan Pablo Cambariere

Aprendizaje y diversión se dan la mano en Ding-Dong Bikes, una iniciativa para chicos de 2 a 5 años, tan deliciosamente estética como segura. La seguridad del niño pone especial atención en los materiales nobles y sustentables. Fabricadas en la Argentina, buscan establecer un vínculo afectivo con los más pequeños de casa, para que puedan andar en bici sin rueditas, manteniendo el equilibrio y con autonomía. Emotivo, lúdico y con un delicioso aire vintage.

Para los niños que alguna vez fuimos, como un guiño a las antiguas Auroritas, la marca Aurora presentó su nuevo modelo plegable. A diferencia de la versión original, el aluminio reemplaza al hierro, incluidas llantas de aluminio y pedales plegables; y se suma un modelo con seis velocidades. La movida, que apela a la memoria, responde a la tendencia a resignificar la idea de plegar la bici, y para manejarse más fácilmente en sitios en los cuales habitualmente no entraría. Ideal como transporte público, oficinas, departamentos y claro, para usuarios memoriosos.
 Las ediciones limitadas también tienen su lugar entre las birodadas. Juan Pablo Cambariere es diseñador gráfico, y se inició en el mundo de las bicicletas por una necesidad. Quería diseñar un modelo para sus hijas, Olivia y Nina. Así nació la bici con Sidecar, hoy licenciada con Creative Commons, para que quien quiera hacer una, con los planos, pueda hacerlo. Es un carrito de madera que acompaña la bici, que no es para uso comercial, sino simplemente para disfrutar de un día compartido en familia. Estético y artesanal, cuenta con un asiento trasero rebatible, uno delantero igualmente rebatible, y un volante y tablero desmontables. Quién dirá, esa pieza que todos quisimos tener de chicos.
Bicicleta Muvin
También sustentable, la Bambucicleta es una propuesta que, como su nombre lo indica, incorpora como materia prima al bambú, elemento con una alta tasa de renovación, que contribuye al ahorro energético y que, además, tiene un muy bajo impacto ambiental. Para fabricarse, estas piezas utilizan la tecnología de la aeronáutica, y están certificadas por el INTI. Artesanía, confort y tecnología se dan cita así, en un modelo de una resistencia equiparable a la del acero, y con un andar cómodo y amortiguado.

CON SELLO DE AUTOR

 

Nadie se quiere quedar afuera del fenómeno. Por eso, marcas deportivas y de vehículos aportan sus versiones de birodadas, y con el fin de deslumbrar al público, ávido de novedades. Puma fue una de esas marcas, y presentó su línea de modelos urbanos, en colaboración con la marca danesa Biomega. Su lanzamiento se compone de cinco modelos básicos: Disko (con sistema antirrobo), Funk (con cambios de velocidades con un solo engranaje a velocidad fija), Nevis Man y Nevis Lady (con una posición más relajada, con un cargador delantero) y Pico (modelo cross, con engranaje Shimano). En tonos de neón a más pálidos, también están disponibles en blanco y negro.

Bicicleta de paseo para mujer
de la línea primavera de Olmo
Peugeot tiene una política de investigación afianzada, y algo que evidencia su estudio de diseño, el Peugeot Design Lab en París. Este actúa sobre diferentes áreas, entre ellas, la investigación en torno a las bicicletas, como por ejemplo las DL121 y DL 122, ambas comercializadas. Más recientemente, se diseñó la concept bike Onyx, basada en el diseño de este vehículo de la marca, destinado a la competición. Esta expresión de futuro es un regreso a las fuentes de la marca, con un estilo moderno y eficiente, ideal para la ciudad.

La sofisticada firma británica Aston Martin no se quedó atrás. En colaboración con Factor Bikes, lanzó su modelo One-77. Ésta cuenta con un sistema computarizado, que capta más de 100 parámetros sobre el desempeño del usuario, como por ejemplo, la fuerza del pedaleo y de tracción, aceleración, pulso del ciclista o ubicación vía GPS. La construcción está realizada con materiales de la Fórmula 1, el GP de Le Mans y el torneo de moto GP.

En la Argentina, los usuarios de Ford pueden disfrutar de modelos mountain bike, cuya licencia para fabricar y comercializar está en manos de la firma Espíndola; a esto suman repuestos, accesorios e indumentaria de ciclismo de la marca. Los primeros modelos en lanzarse estuvieron igualmente basados en un cuadro de geometría confortable y uso polivalente, aptos para el deporte y especialmente para el cicloturismo. Con componentes de transmisión y frenos Shimano, son de aluminio y están inspirados en los modelos de Ford.
bicicleta Muvin
ELÉCTRICAS, ¿SÍ O NO?

 

Aún cuando los más fervientes defensores de la movida rodada critiquen la modalidad eléctrica, lo cierto es que cuenta con sus adeptos, si bien no mantiene muchos de los preceptos básicos de la iniciativa original. Sin embargo, sí permiten movilizarse de manera rápida y ágil, a lo cual se suman que los motores, que antes eran de plomo y pesaban entre 10 y 15 kg, hoy se encuentran entre los 2,5 y 4 kg.


Sumado a esto, las baterías de litio permiten viajar unos 60 km. Los modelos más rápidos permiten alcanzar velocidades de entre 40 y 45 kilómetros. En China, Alemania y Suiza, esta tendencia no para de crecer. En este último país, por ejemplo, una de cada siete bicicletas vendidas es a motor. Y si bien en inicio las más interesadas eran las mujeres, hoy se suman los jóvenes y hombres.

Fiel a esta tendencia, Audi presentó su sofisticada versión, en el Wörthersee Tour 2012. Este prototipo cuenta con dimensiones compactas, centro de gravedad muy bajo y es increíblemente ágil. Con baterías alojadas en el interior del chasis, se recargan en 2,5 horas. Su bastidor y basculante siguen el principio de construcción ligera Audi ultra, realizados de fibra de carbono. Desde el exterior, su chasis se completa con luces LED en el chasis.

Trabajo del alumno Alejo Bianchi
de la cátedra de la Naso FADU/UBA

Ford, por su parte, tiene su propio modelo: la Ford E-Bike Concept. Desarrollada para demostrar cómo el diseño de la marca puede trasladarse a un vehículo de movilidad eléctrica, es de aluminio y carbono, por lo cual su cuadro sólo pesa 2,5 kg. Con una sola carga, su batería resiste 85 km de distancia. Su máxima velocidad es de 25 km/h, y cuenta con un panel del control sobre el volante, que puede controlarse desde el celular, y sobre el cual se accede a información del recorrido a través de GPS. Confortable y deportiva, cuenta con sensores como los vehículos de Fórmula 1.

Pero lo más novedoso son las bicicletas híbridas, como es el caso de la ebike de smart. Fiel a la filosofía de la marca, cuenta con un diseño poco convencional, propulsión eléctrica, y se jacta de ser libre de emisiones. Con su batería insertada en una carcasa de plástico, marca un contraste con el cuadro de aluminios. Faros y pilotos delanteros se lucen por sus diodos luminosos. Su motor BionX no tiene mantenimiento, y está integrado en el cubo de la rueda trasera, que se conecta cuando el ciclista acciona los pedales. Cuenta con tres velocidades de marcha y su rueda trasera se acciona mediante una correa silenciosa. Atractiva, es sumamente práctica.

Visto en: 90+10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Este blog, a veces, utiliza fotografías de personas anónimas tomadas en la vía pública. Si te reconoces en alguna y no deseas aparecer en el blog, ponte en contacto conmigo y borraré la imagen.