domingo, 4 de septiembre de 2011

CicloCine: El Baño del Papa

Dirección: Enrique Fernández y César Charlone.
Países:
Uruguay, Brasil y Francia. 
Año: 2007.
Duración: 97 min. 
Género: Drama.
Interpretación: César Troncoso (Beto),
Virginia Méndez (Carmen), Virginia Ruiz (Silvia),
Mario Silva (Valvulina), Henry de León (Tica),
José Arce (Nacente), Nelson Lence (Meleyo),
Rosario Dos Santos (Teresa), Hugo Blandamuro 
(Tarta), Alex Silva (Gordo Luna), 
Baltasar Burgos (capitán Álvarez). 
Guión: Enrique Fernández. 
Producción: Elena Roux. 
Música: Luciano Supervielle y Gabriel Casacuberta.
Fotografía:
César Charlone.
 Montaje: Gustavo Giani.
 Dirección artística: Inés Olmedo. 
Vestuario: Alejandra Rosasco.
Estreno en Uruguay: 3 Agosto 2007.
Estreno en España: 25 Abril 2008.


 El Baño del Papa
(Uruguay, 2007, César Charlone, 100min)

Año 1988. Melo, Uruguay, una pequeña ciudad ubicada en la frontera con Brasil, espera la visita del papa Juan Pablo II. Se empieza a hablar de cifras: llegarán miles de personas. Algunas fuentes bien informadas hablan de 50.000 visitantes...

Los habitantes, pobres en su mayoría, saben lo que significa: 50.000 peregrinos querrán comer, beber, querrán comprar banderas de papel, recuerdos, medallas conmemorativas. Llenos de entusiasmo, más que la bendición divina, esperan conseguir una pequeña parte de felicidad material. Beto, un contrabandista de poca monta, está convencido de haber dado con el mejor negocio de todos: “el baño del Papa”, donde miles de peregrinos podrán aliviarse. Que los otros se encarguen de freír montañas de chorizos y hornear bollos, él se hará rico con los residuos humanos. Pero antes de poder construir el retrete, Beto se mete en un lío. Llega casi a agotar la paciencia de su estoica y siempre optimista esposa
Carmen y decepciona a Silvia, su hija adolescente, que sueña con trabajar en los medios de comunicación. Debe incrementar sus arriesgados y duros viajes al otro lado de la frontera. Deja de lado su gran sueño: comprarse un ciclomotor. Incluso pierde su bien más querido, su bicicleta, con tal de hacerse con la clave de su templo de residuos y riqueza: la taza del váter. Pero está decidido a llegar a tiempo para el acontecimiento divino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Este blog, a veces, utiliza fotografías de personas anónimas tomadas en la vía pública. Si te reconoces en alguna y no deseas aparecer en el blog, ponte en contacto conmigo y borraré la imagen.