viernes, 20 de septiembre de 2013

Caja negra para grabar los accidentes de bicicleta

Rideye, una caja negra para grabar los accidentes de bicicleta

Rideye es la primera caja negra, al estilo de las de los aviones, diseñada para grabar todo lo sucedido en un accidente y con ello averiguar las causas o posibles responsabilidades de la colisión. El proyecto, que acaba de salir en Kickstarter, necesita casi $40.000 dólares de financiación para ser una realidad a nivel global.

Cedric Bosch, creador de Rideye, decidió idear un solución similar a la caja negra de los aviones para esclarecer las causas de los accidentes en bicicleta tras prometerle a su mejor amigo gravemente herido en uno, que ningún ciclista volvería a pasar por su misma situación de indefensión.

Las cajas negras de los aviones son dispositivos electrónicos de color naranja situados en la cabina capaces de registrar con precisión que pasó antes de un accidente para averiguar sus causas. Esta información es muy valiosa para determinar que salió mal o quien tuvo la culpa. Puesto que la mayoría de las veces los ciclistas suelen montar solos, el saber cómo se produjo un incidente es bastante importante.


El funcionamiento de Rideye no puede ser más simple, apretando un solo botón la cámara comienza a grabar en alta definición (720p) de forma automática. Este gadget utiliza baterías de lítio capaces de durar hasta 24 horas, por lo que los ciclistas mejor entrenados tendrán que cargar su caja negra aproximadamente cada semana. Las grabaciones realizadas por la cámara pasan directamente a la memoria interna de 8GB diseñada por Panasonic, que pueda albergar 5 horas de video. Las ópticas de la cámara tienen un ángulo de visión de 120º grados, más que suficiente para cubrir un amplio campo de visión.


Hasta aquí, parece que Rideye es simplemente una cámara para bicicletas pero es el pro ceso de fabricación lo que la convierte en una caja negra a pequeña escala. Todo el dispositivo está integrado en una caja de aluminio aleado con un anodizado extremadamente duro diseñado para aviones. Los cortes que realiza el láser son recubiertos en su interior por una resina de policarbonato que sella la cámara y la protege de agua o polvo.

En caso de accidente, el dispositivo detiene y guarda automáticamente la grabación. En el interior de la caja negra, un sistema de acelerómetros de tres ejes mide los movimientos a velocidades de 1.600 veces por segundo para proteger los archivos tras la colisión.

La compañía detrás de Rideye tienen pensando comenzar a realizar los envíos de su caja negra para bicicletas en el mes de noviembre para que estas navidades puedan estar por un precio aproximado de $150 dólares en los primeros manillares de nuestras amigas de dos ruedas.


Visto en: gizmologia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Este blog, a veces, utiliza fotografías de personas anónimas tomadas en la vía pública. Si te reconoces en alguna y no deseas aparecer en el blog, ponte en contacto conmigo y borraré la imagen.