sábado, 10 de octubre de 2015

El boom de las bicis plegables

BOOM!!!

Para llegar pedaleando al trabajo, combinar con transportes públicos y no atar el rodado en la calle o para pasear livianos por la ciudad los fines de semana, las folding bikes son ideales y se han convertido en una alternativa que cada día adoptan más usuarios. Enterate de qué se trata esta movida.

Por Muvin*

Llevar una bicicleta que se utiliza para movilizarse en la ciudad representa múltiples ventajas. Una de ellas es la de ingresarla en ciertos lugares como un departamento, oficina o comercio donde sería imposible entrar con un rodado convencional. Así, se reducen las probabilidades de siniestros y se protege a la bici de factores climáticos. Las plegables también permiten la intermodalidad de transporte, combinando su uso con el de trenes, colectivos, subtes y autos. A muchos modelos de plegables también se le atribuyen buenas prestaciones, como la postura cómoda y el andar suave y confortable. Si bien las marcas más reconocidas se dedican a fabricar plegables urbanas, hay modelos pensados para uso offroad o ruta y plegables de calidad inferior que no gozan de tales virtudes.

La característica principal de las bicicletas plegables es que cuentan con mecanismos de cierres o bisagras, para así reducir su tamaño. Por lo general, para lograr compactarlas lo más posible usan rodados de menor diámetro, siendo los más utilizados los de 20”, aunque en menor medida los hay de 16” y 24” (existen también otros rodados, pero no son tan frecuentes), ya que la dimensión de la rueda es proporcional al tamaño final de la bicicleta plegada.

En el mercado actual no podemos hablar de “plegables” en general. A nivel global existen unas cuantas marcas reconocidas por su calidad, diseño y funcionalidad: Dahon, por su trayectoria y volumen de participación en el mercado; Tern, que en realidad tiene como marca madre a Dahon y ya ha sabido posicionarse como una de las referentes en este segmento, con un diseño y gama de modelos admirable; Brompton, por inigualable portabilidad, terminación y diseño. Marcas como Montague se han dedicado a explorar diseños para usos no tan urbanos; Strida es un referente por su diseño tan peculiar y capacidad de transporte; Pacific ha explorado formas de plegado muy innovadoras, con diseños asombrosos; Birdy es una marca fabricada con tecnología alemana, aunque más bien de nicho. Claro que también existen marcas de bicicletas no-plegables que incluyen en su rango de modelos alguno que otro de estas características (como Giant y Orbea, entre otras).
En Argentina las marcas nacionales que han seguido esta tendencia de fabricación son Aurora, Olmo, Raleigh y X-Terra, ofreciendo productos para el mercado local a precios razonables. Lamentablemente la tecnología y tipo de desarrollo que requieren este tipo de bicicletas, sumado a la situación actual del mercado respecto a la imposibilidad de importar productos, no deja que estas marcas estén a la altura de las más reconocidas a nivel mundial. Sin embargo, algunas de ellas están teniendo un desarrollo interesante y ofrecen propuestas con cada vez mejores relaciones precio/calidad.

Vayamos a algunas de las consultas más frecuentes que hacen quienes se están por iniciar o recién se inician en el uso de bicis plegables:


¿Hay que pedalear más por ser rodado 20?

En marcas donde se usan componentes específicos para este tipo de bicicletas (platos, rodamientos, sistemas de transmisión) y de calidad aceptable, esto no es así. Dado que se utilizan platos más grandes que los convencionales, la relación de transmisión es compensada, con lo cual el avance de la bicicleta frente a vueltas de pedal es equivalente. La única contra que se puede sentir en una bicicleta plegable de buena calidad es que al tener un rodado generalmente pequeño, éste “copia” más las irregularidades del terreno. Aunque esto se puede mejorar con el uso de cubiertas más anchas o sistemas de amortiguación, es éste de alguna manera el precio a pagar por tener una bicicleta que se pueda reducir tanto en tamaño.

¿Cuál es el kilometraje ideal a cubrir con estas bicis?

La variedad de modelos existentes en el mercado es muy amplia, con lo cual no podemos hablar de plegables en general para responder a esto. Pero sí es posible decir que existen modelos que se comercializan que no tienen nada que envidiarle a una bicicleta de ruta de nivel medio en cuanto a velocidad final y distancias a recorrer. La mayoría de las plegables no son bicicletas que tengan como finalidad recorrer distancias considerables o andar a velocidades elevadas, pero conocemos historias de personas que han realizado largas distancias, inclusive con carga.

¿Cuál es la estatura y peso que soportan?

La mayoría de las bicicletas se fabrican siguiendo normas técnicas que tienen definidos ciertos parámetros como la altura y peso máximo del usuario. Casi todas manejan como valores máximos aceptables 1,95 m de estatura y 120 o 130 kg de peso, dependiendo principalmente del rodado con el que cuenten. La norma que deben cumplir (en Argentina se incorporó a la bicicleta plegable como una nueva categoría dentro de norma IRAM 40020, requerida para comercializar bicicletas urbanas) establece esos límites y las bicicletas se ensayan simulando estas cargas en situaciones extremas. Conocemos casos donde la bicicleta supera ampliamente los requisitos de carga impuestos por la norma, pero aún así no se encuentran explícitos valores mayores, ya que no se los pide para comercializarlas.

¿De qué material están hechas?

Casi todas son de aluminio, por cuestiones de peso, métodos de fabricación y características frente a la corrosión. No obstante, marcas como Brompton utilizan el acero con soldadura de bronce y así logran valores de resistencia mecánicos similares a las del aluminio con una sección de caños mucho menor. Esto da como resultado una bicicleta que, plegada, tiene menores dimensiones finales, como así también la fiabilidad y nobleza que otorga el acero a través del tiempo y durante la etapa de fabricación.

¿Son seguras?

Sin lugar a dudas, que una bicicleta cuente con mecanismos de pliegue, como ser bisagras o piezas rebatibles, es un tema no menor en relación a la seguridad que otorguen esas piezas en funcionamiento y más aún en situaciones de cierta exigencia, generando un potencial riesgo al usuario. Se han conocido bicicletas plegables, por lo general las más económicas, que sufren de juego en las bisagras o que tienen piezas que fallan en exigencias extremas. Si el uso que se le dará al rodado es exigente se recomienda adquirir marcas con componentes confiables, de buena calidad y que superen normas técnicas establecidas, con el fin de preservar la seguridad del usuario. La IRAM 40020 estableció que los ensayos de uso previo de la bicicleta se deben cumplir también en estas bicicletas con sus mecanismos de pliegue en la posición de uso normal, y que adicionalmente todos estos mecanismos deben contar con sistemas de seguridad secundarios para evitar que se abran accidentalmente durante el uso.

¿Son fáciles de guardar para subirse al transporte público?

Las dos grandes diferencias de las bicicletas plegables actuales frente a las más antiguas son, a nuestro entender, la rapidez con la que se pueden plegar y desplegar y el bajo peso que tienen. Estas dos características han generado nuevas oportunidades de uso en diferentes situaciones, y una de ellas es sin duda la posibilidad de combinarlas con el transporte público. Por lo general uno pedalea desde su casa hasta la estación, luego sube la bicicleta al tren/subte/colectivo para recorrer una distancia considerable y pedalea de nuevo hasta su destino final (y viceversa), cubriendo lo que se llama “la última milla” en estas bicicletas.

Visto en: biciclub

7 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo, yo la uso a diario, uso una *folding bike*, bici plegable y me sirve para ir a la ciudad y sobre todo para llevarla en el coche, siempre aparco en las afueras y llego al centro en menos tiempo del que necesito buscar aparcamiento.También la uso cuando desplazo a lugares de los cuales luego vuelvo en bici para ir de nuevo a por el coche. Digamos que uso la bici para llevar al coche, menuda contradicción..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es ninguna contradicción el que llegues a una ciudad y dejes el coche a las afueras y utilices la bici para desplazarte por sus calles. Esto es hacer un uso ecológico, barato, eficaz y sostenible de tus desplazamientos

      Eliminar
  2. De kilometraje ideal te van a hablar a ti, jeje. Un saludico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El kilometraje ideal viene dado por cada usuario, los hay que solo podrán hacer unos pocos kilómetros y los que hagan cantidad de ellos.
      Saludicossssss

      Eliminar
  3. No puedo parar de usarla , no tengo coche y la bici plegable es para mi la solucion
    Me encanta mi dahon boarwalk

    ResponderEliminar

Este blog, a veces, utiliza fotografías de personas anónimas tomadas en la vía pública. Si te reconoces en alguna y no deseas aparecer en el blog, ponte en contacto conmigo y borraré la imagen.